URBANISMO. JARDINERIA. VALORACIONES. TASACIONES. PERITACIONES

ARQUITECTURA. URBANISMO. JARDINERÍA. C. ENERGÉTICO, ITC. VALORACIONES. TASACIONES. PERITACIONES.

BIBLIOTECA BEMBIBRE

            La necesidad de la construcción de una biblioteca-centro cultural pudiera parecer un anacronismo en los tiempos presentes en los que se impone la virtualidad cultural a través de los medios de transmisión cibernética y de los soportes electrónicos. Pero hemos dicho que pudiera parecer, puesto que nunca fue más necesaria la construcción de estos espacios, porque no solo se consigue la difusión de la cultura y la lectura en general, sino el contacto humano que se pierde inexorablemente en las actuaciones ante el ordenador.

            Una biblioteca no solo es un conjunto de libros para ser leídos, sino la puerta hacia diferentes actividades relacionadas con la cultura que partirán de la organización de la misma y que nos llevan a la concepción de centro cultural.

            La biblioteca, por lo tanto, no debe ser únicamente un espacio cerrado que reúna un conjunto de libros. Debe ser un lugar para ser vivido por todos los ciudadanos, no solo aquellos que se acerquen en busca de la lectura ociosa, especializada, información electrónica o de la red de Internet; sino por todos los individuos que componen la sociedad. Niños, adolescentes, personas mayores, deben encontrar soluciones a sus necesidades culturales, tener sus propios espacios. El centro cultural deberá, además, cubrir las necesidades espaciales que generan las actividades nacidas de los diferentes programas que se planteen desde el mismo.


            Un espacio para la cultura, para la experimentación artística o cultural en un sentido muy amplio. De hecho el desarrollo de un programa tan heterogéneo requiere mayores superficies, planteándose como partida de proyecto la relación del edificio con una escala doméstica y la necesidad de tener una buena visibilidad como edificio público dentro de la trama urbana.

            El edificio presenta un sentido integrador multicultural cuyo eje principal se desarrolla alrededor de la biblioteca, que desde el espacio superior del conjunto comanda claramente el contenedor que lo alberga.


            El edificio, es por lo tanto, un contenedor que alberga diferentes espacios que gozan de la particularidad de quedar convenientemente intercomunicados para un desarrollo lógico y cotidiano para las actividades primarias provenientes de un centro cultural, pero sin olvidar que resultan espacios aislados que, por medio de estructuras móviles, pueden tener vida propia, lográndose que puedan funcionar unos u otros, indistintamente, sirviendo para usos claramente diferenciados dentro del ámbito cultural.

            Un contenedor donde hay cabida a tanta cultura debe de encerrar aquella que nos resulta más cercana, la de nuestra tierra, la de nuestros artistas. Sin duda reclamo del centro sería una de estas obras, tributo al mundo de las hadas, las ninfas de la escultora Virginia Calvo.




Una biblioteca de diseño ( Diario de León - 09/09/2004 )